El fabricante centrará sus esfuerzos en las entregas de su familia de aviones 737, la cual concentra el 77,9% de su cartera actual de pedidos.

Boeing cerró 2016 con un beneficio neto de 4.895 millones de dólares, un 5,4% menos que el año anterior, pero en el último trimestre sus ganancias se dispararon un 58,9%.

El fabricante detalló que entre enero y diciembre de 2016, registró un beneficio neto por acción de 7,61 dólares, frente a los 7,44 dólares que obtuvo en 2015 cuando sus ganancias fueron de 5.176 millones de dólares.

Los ingresos disminuyeron 1,6% en 2016 hasta 94.571 millones de dólares, frente a los 96.114 millones del ejercicio anterior, al tiempo que los costos operativos se redujeron 1,6% hasta 80.790 millones de dólares.

Boeing explicó también que prevé cerrar 2017 con una facturación que oscila entre 90.500 y 92.500 millones de dólares, pronosticando que sus ganancias se situarán entre 9,10 y 9,30 dólares por acción, y que espera entregar entre 760 y 765 aviones comerciales, buscando superar la marca de 748 aviones entregados en 2016.

Estos planes fueron anunciados a pesar del ajuste en la producción de su modelo 777, con una reducción del 40%. Sin embargo, el fabricante centrará sus esfuerzos en las entregas de su familia de aviones 737, la cual concentra el 77,9% de su cartera actual de pedidos.

“Hemos liderado la entrega de aviones comerciales por quinto año consecutivo y hemos obtenido unas ventas sólidas en nuestros segmentos de defensa, aeroespacial y servicios”, dijo Dennis Muilenburg, presidente y consejero delegado de Boeing.