La compañía no logró el objetivo de igualar la cantidad de pedidos con la de aviones entregados.

El año centenario de Boeing ha resultado agridulce. Si bien su cartera de pedidos y entregas le conceden el título del fabricante de aviones comerciales más grande del mundo en 2016, la cantidad de aviones vendidos ha sido la más baja desde 2010.

En un informe publicado el día de hoy, Boeing reporta una caída por segundo año consecutivo en la cantidad de pedidos en colocados en firme, pasando de 768 aviones vendidos en 2015, a 668 en 2016, equivalente a una disminución del 15%. La compañía informó que el valor de esta cartera de pedidos ronda los 94 mil millones de dólares a precios de catálogo.

Esta disminución es atribuída a un entorno económico que ha obligado a las líneas aéreas y firmas de arrendamiento a reducir su inversión en aviones nuevos, tras varios años marcados por pedidos masivos, alimentados por la rápida expansión del transporte aéreo en Asia y la incursión en el mercado de aviones más eficientes, en tiempos en los que el precio del petróleo permanecía alto.

Particularmente, la ventaja de Airbus al vender con un Euro más débil ante un Dólar revaluado ha puesto más presión en 2016 sobre el equipo de ventas de Boeing.

En lo que a entregas se refiere, Boeing entregó 748 aviones en 2016, 2% menos del récord de 762 entregados en 2015. La compañía cerró el año con más de 5.700 aviones por entregar.

No obstante, la caída en los pedidos de Boeing fue menor a la esperada. La compañía sumó 189 pedidos nuevos desde su último reporte mensual. Si bien este aumento súbito infló su cartera de pedidos, resultó insuficiente para cumplir con la meta programada de 748 aviones, la misma cantidad de aviones entregados.

A principios de esta semana, la compañía reveló parte de estos pedidos, atribuídos a clientes no identificados previamente, uno por 75 aviones, colocado por GECAS, y otro por cinco 737 MAX 8 colocado por Travel Service (QS).

Entre los pedidos de 2016 no se ha incluido el colocado por Iran Air, anunciado el pasado diciembre, el cual espera por la aprobación gubernamental correspondiente.

2017, el año del MAX


Si bien se espera que la cantidad de aviones entregados por Boeing aumente a partir de la entrada en producción de la familia de aviones 737 MAX, la reducción del 40% en la producción del programa 777 es un factor a tener en cuenta este año.

Cerca de los dos tercios del total de aviones entregados en 2016 corresponden a la familia 737, un número que pareciera repetirse este año, al considerar que el 78% de la cartera de pedidos corresponden a esta familia de aviones de pasillo único, considerada como la familia de aviones comerciales con mayor cantidad de ventas en la historia de la aviación.