Si bien el 737 pudiera considerarse como el 'Baby Boeing,' su legado y éxito comercial son indiscutibles, dejando una marca difícil de batir.

El domingo 9 de abril de 1967, el Boeing 737 surcó los cielos por primera vez, marcando el inicio del programa de aviación comercial más longevo y exitoso de todos los tiempos.

El nacimiento del ‘Baby Boeing’


A mediados de la década de 1960, Boeing había cementado su presencia en el mercado de aviones comerciales con dos modelos, el 707 para vuelos de largo recorrido, y el 727 para vuelos de medio recorrido. Así que cuando la compañía anunció los planes de construir un avión pequeño para vuelos regionales, el 737 rápidamente se ganó el apodo de ‘Baby Boeing.’

La patente de diseño del Boeing 737, consignada por John E. Steiner y Joseph Sutter el 22 de junio de 1965. (Autor)

La patente de diseño del Boeing 737, consignada por John E. Steiner y Joseph Sutter el 22 de junio de 1965. (USPTO)

El 19 de febrero de 1965, Boeing anunció el 737-100, tras firmar un pedido por diez aeronaves con Lufthansa (LH). Al momento del lanzamiento, el 737 se encontraba relegado ante sus competidores el BAC 1-11 y el Douglas DC-9.

Sin embargo, más allá de la competencia externa, el programa del 737 se encontraba compitiendo internamente por más recursos para su desarrollo ante otros programas como el C-5, el 747, el 727-200 y el considerado programa estelar de la industria aeroespacial en aquel entonces, el Boeing 2707 o transporte supersónico (SST).

Al final, el entusiasmo de Lufthansa por el modelo fue esencial para que la junta directiva aprobara el desarrollo del programa 737. La aerolínea alemana fue la primera aerolínea extranjera en convertirse en un cliente de lanzamiento de un avión fabricado en los Estados Unidos.

El pedido de Lufthansa vino seguido por uno anunciado el 5 de abril de 1965 de la mano de United Airlines (UA), convirtiéndose así en la primera aerolínea en colocar pedidos por el Boeing 737-200.

El ensamblaje del primer 737-100 tuvo lugar durante el verano de 1966. (Boeing)

El ensamblaje del primer 737-100 tuvo lugar durante el verano de 1966. (Boeing)

El 737-100 fue el último modelo en ser ensamblado en la Planta 2 de Boeing Field, en el que debido a la falta de altura del edificio, los aviones salían sin el timón de dirección, el cual era anclado al fuselaje con una grúa ubicada en un estacionamiento adyacente.

El primer 737 emergiendo de la Planta 2 en Boeing Field. Nótese la ausencia del timón de dirección anclado al fuselaje. (Boeing)

El primer 737 emergiendo de la Planta 2 en Boeing Field. Nótese la ausencia del timón de dirección anclado al fuselaje. (Boeing)

De ahí, las aeronaves eran llevadas a a la Planta Thomspon, en donde la compañía abrió la primera línea de producción del 737.

Para ahorrar tiempo y costos de producción, y poder introducir el avión en el mercado lo antes posible, Boeing concibió al 737 con la misma sección transversal del fuselaje que el 707 y 727, de forma tal que las paletas de carga para las bodegas superiores en las versiones de carga de estos aviones, pudieran utilizarse en los tres modelos.

El 737 posteriormente adoptó las características convertibles de carga y pasajeros del 727, con lo que el interior podía ser configurado, dependiendo de las necesidades de la operadora.

La ceremonia de presentación y el primer vuelo


El 17 de enero de 1967, el primer 737 fue presentado al mundo. La ceremonia que tuvo lugar en el interior de la Planta Thompson contó con la presencia de 17 sobrecargos, cada una de ellas representando a las aerolíneas clientes del avión hasta la fecha, y quienes se encargaron de bautizar la aeronave.

Entre las primeras operadoras del 737 se encontraban Aer Lingus (EI), Avianca (AV), Braathens (BU), Britannia (BY), Canadian Pacific (CP), Lake Central, Lufthansa, Mexicana (MX), Nordair (ND), Pacific Air Lines (PC), PSA (PS), Pacific Western (PW), Piedmont (), South African (SA), United, Western (WA) y Wein Air Alaska (WC). (Boeing)

Entre las primeras operadoras del 737 se encontraban Aer Lingus (EI), Avianca (AV), Braathens (BU), Britannia (BY), Canadian Pacific (CP), Lake Central, Lufthansa, Mexicana (MX), Nordair (ND), Pacific Air Lines (PC), PSA (PS), Pacific Western (PW), Piedmont (), South African (SA), United, Western (WA) y Wein Air Alaska (WC). (Boeing)

A las 13:15 hora local de Seattle del 9 de abril de 1967, los pilotos de prueba de Boeing Brien Wygle y Lew Wallic se encargaron de ejecutar el primer vuelo.

Boeing aseguraba que el 737 era el "avión comercial de recorrido corto más avanzado del momento." (Boeing)

Boeing aseguraba que el 737 era el “avión comercial de recorrido corto más avanzado del momento.” (Boeing)

Después del primer vuelo, el avión aterrizó en Paine Field en Everett. Allí, y ante una multitud, William Allen, presidente de Boeing hizo una declaración que se convirtió en profecía:

“Creo que cuando me retire, aún estaremos vendiendo muchos de estos aviones.”

El 28 de diciembre de 1967, Lufthansa recibió su primer 737-100 en una ceremonia en Boeing Field, seguida de United Airlines un día más tarde, la cual recibió su primer 737-200.

El prototipo del 737 (N73700 · MSN 19437 · LN 1) nunca prestó servicio comercial, y fue utilizado para la campaña de vuelos de prueba y certificación del avión.

En 1973, el avión fue vendido a la NASA, asignándolo a al Centro de Investigaciones de Nasa en Langley, Virginia, prestando sus servicios como un laboratorio volador para probar nuevas tecnologías a ser aplicadas en las siguientes generaciones de aeronaves comerciales y militares.

Tras su retiro, el primer 737 construido es parte de la colección del Museo del Vuelo en Seattle, rodeado de otros miembros de la familia “7” de Boeing, y apenas a unos cientos de metros desde donde despegó una tarde de Abril de 1967.

Si bien el 737 pudiera considerarse como el ‘Baby Boeing,’ su legado y éxito comercial son indiscutibles, dejando una marca difícil de batir, con más de 9.440 aviones entregados y con más de 4.500 unidades aún por ser construidas.